¿El dinero da la felicidad?

¿Qué crees que lleva a una persona con poder, fama y dinero a psicoterapia?

la-felicidad-y-el-dineroEl poder y el dinero no es la solución que resuelva para siempre nuestra salud emocional. Los ricos también son vulnerables de sentirse mal, de plantearse dudas y no encontrar respuestas y sobretodo a sentirse solos, por eso algunos de ellos, hacen psicoterapia.

Las personas con un alto nivel adquisitivo suelen ser desconfiadas de las intenciones de los demás. Por supuesto no se han de preocupar por necesidades básicas que puedan pagar ya que ese tema está resuelto, pero por ejemplo, en el tema del amor, sufren y se lamentan como el resto de los mortales. Echan de menos, y entristecen ante asuntos emocionalmente complicados. Su alto nivel socioeconómico no evitan que entren en dudas hasta la paranoia que pueden llegar a alejarlos de los demás cuando se trata de poder proporcionar favores, dinero, puestos de trabajo…

Y después también se da la soledad, ¿Cómo distinguir a un amigo de un adulador? Incluso en las relaciones intimas o de pareja… Se preguntan si esa persona que acaban de conocer realmente se sienten interesadas por ellos o bien por su dinero.

La soledad del poderoso. Tienen poco tiempo para relacionarse, un alto nivel de estrés y de responsabilidad  como para perder tiempo en comprobar que realmente sea lo que el otro le parece demostrar. Acaban volviendo solos a casa a descansar para tomar fuerzas para el día siguiente. El que tiene poder no puede tener amigos. Tienen, socios, colaboradores, subordinados, conocidos, contactos… y soledad, porque no hay amigos cuando se tienen poder.

El diagnóstico habitual en muchos casos es una insatisfacción crónica. La sintomatología: problemas de sueño, se encuentran mal, dificultades para poner límites, problemas para tener una relación satisfactoria con la parejas y los hijos, problemas sexuales… El día que decidieron dedicarse a levantar un holding de empresas  o llegar a ser los mejores en algo con muchísima competencia, ese día no evaluaron todo lo que iban a tener que sacrificar y abandonar a su paso y al final, ya en la cumbre, miran a su alrededor y no hay nada que  les haga ilusión y que les satisfaga, sólo un gran vacío interno.

La psicoterapia les ayuda  a resituarse y entender que a pesar del éxito profesional obtenido y que tengan todo el dinero que quieren, siempre les faltará alguna cosa. El objetivo del psicólogo es que aprendan a acertarlo y vivir más tranquilos.

Montse Fernández

Psicóloga col 19068. Terapeuta Gestalt