La importancia de la relación terapéutica

La importancia de la relación terapéutica

La importancia de la relación terapéutica

 

 

A veces se subestima aspectos tan importantes en el trabajo terapéutico como la relación entre psicólogo y paciente.

Cada profesional tiene su estilo, su manera de hacer que además es coherente con su escuela , con su práctica, con su formación.

Yo me formé en Aula Gestalt de Barcelona que como su  nombre indica forma, enseña, muestra a terapeutas sobre el quehacer y filosofía de la psicoterapia Gestalt.  Eso nos da a los terapeutas unas directrices, un mapa donde aparecen las capitales más importantes a visitar en cada caso, en cada persona. A partir de ahí pueden suceder muchas cosas.

 

Escribo esto para volver otra vez a la importancia de la relación terapéutica, del vinculo. Esta es mi experiencia.

¿Cuándo hay una buena relación terapéutica?

Cuando las cosas fluyen.

Es decir, cuando entre cliente (o paciente,segúnquieras llamarlo) y psicoterapeuta se dan cosas que hace que el cliente se sienta involucrado dentro de la terapia pero sin presión, sin exigencias por ninguna de las partes.

El director de Orqueesta

El psicoterapeuta es el director de orquesta, ha de intuir que necesita, como nutrir el trabajo conjunto.

De todas formas no olvidemos que el terapeuta es una persona y no funcionará si  trabaja unilateralmente.

Puede proponer, acompañar,  sugerir, confrontar, apoyar, etc.. pero necesita que el otro responda porque la respuesta, la reacción, el análisis, o lo que sea que  produzca en el cliente es lo que hará que la relación se mueva que no se estanque, que crezca.

Eso es una relación bilateral donde se construye a partir del trabajo común y tiene la forma de la necesidad del cliente, de la persona que consulta.

Para conseguir esta relación básicamente de lo que se trata es de no condicionarse. Ni paciente ni el psicólogo.

El cliente debe dejar a un lado cuando quiere empezar una terapia las ideas y pensamientos cómo:  no sabré que decir, no me va a funcionar, nadie puede ayudarme etc… Es imprescindible confiar, confiar en que el otro el psicoterapeuta sabrá afinar en el tratamiento a seguir.

El psicólogo ha de saber cómo hacerlo, que baldosas poner para que el cliente las pise, las note, las siente y avance. Es un trabajo de humildad, generosidad y de saber estar en el lugar que toca.

En definitiva el asunto tratado se basa en la confianza y responsabilidad mutua. Además de la SINCERIDAD.

Es necesaria saber construir un vínculo adecuado para cuando se den dificultades, dudas y aparezcan los mecanismos de defensa,  esa adecuada relación entre cliente y terapeuta favorezca hablar sin miedo de los asuntos que puedan interrumpir o molestar el trabajo conjunto.

Montse Fernández Psicóloga Col. 19068

El Prat de Llobregat

¿Qué significa ser psicoterapéuta?

¿Qué significa ser psicoterapéuta?

¿Qué significa ser psicoterapeuta?

¿Qué entraña esta profesión?

 

 

 

Fritz Perls, gran figura dentro de la Terapia Gestalt, no creía en el concepto de “enseñar” al psicoterapeutas, sino que hablaba de “guiarlos” a ser ellos mismos.

-“Ser uno mismo”

– Estar aquí y ahora y permanecer despiertos.

– Ser responsables de nuestras acciones y sentimientos.

El psicoterapeuta debe entender su trabajo como algo más que vocacional,  sicronizado con de la técnica, en conocimiento y la experiencia.

Su tarea es  el oficio de ser psicoterapeuta, que tiene que ver con la maestría del artista, algunos relacionados con la compresión y el buen manejo de algunos conceptos clásicos de la psicoterapia: transferencia, encuadre, diagnostico.

Para ser un buen psicoterapeuta, se ha de saber apoyar lo genuino y confrontar lo falso-evitativo de un paciente. La mejor manera de aprender a hacerlo  se nuestra propia experiencia (al menos, así debería ser).

En todos los ámbitos de su vida personal el psicoterapeuta, la asimilación e integración del mundo que le rodea, ha de ser constante, de manera activa, vivencial. No se trata de ser un super-man o super-woman, se trata de tener la atención despierta.

¿Qué difencia al paciente del psicoterapeuta?

 

En este caso, la respuesta es que el psicoterapeuta lleva más “camino hecho” y es por eso que reune conocimientos y aptitudes para acompañar a una persona que reclama un guía.

El psicoterapueta no es más que otra persona que  ha aprendido a reconocer sus crisis, neurosis, mecanismos…. y asimilarlas, aprender de ellas para que no sean un obstáculo para continuar el camino de la vida.

El psicoterapeuta empieza por permitir que el paciente se descubra alguna de las partes de si mismo, las capacidad  que aún no reconoce. Este descubrimiento es la esencia del trabajo terapéutico. Debe moverse con soltura y habilidad.

El paciente ha de encontrar el camino de autodescubrimiento

 

Ser imaginativo para poder alimentar y canalizar el flujo que el paciente, que este se autodescubra   facilitando y animándo a la exploración emocional, corporal y mental.

Fritz Perls aporto a la labor del terapeuta el concepto “frustración” en aquellos casos en el que el paciente juega sus conocidos papeles de manipulación. “Es una estrategia que incluye desde los gestos más abortivos hasta un breve mensaje verbal airado ante el retraimiento o evasión del paciente”.

Un ejemplo del trabajo de un psicoterapeuta

 

 

Por ejemplo, el psicoterapeuta bloquea al paciente como recurso para impedir que este siga su juego manipulador interminable, entonces, puede ocurrir, que lo descoloque, que lo situé en un lugar donde no se sabe mover y el paciente cree que no tiene recursos internos para salir de ahí.

No tiene la experiencia, es nuevo para él ya que consciente o inconscientemente, lo ha ido evitando a lo largo de toda su vida. Se siente aturdido, confuso, cansado… activado por la ansiedad….

El paciente-cliente puede paralizarse porque “haya tocado” con algo relacionado con su existencia o algún aspecto de la misma. La impotencia, la dependencia y con sentimientos dolorosos. Si ha podido profundizar con la experiencia, se abre al mundo desconocido.

Son momentos difíciles para el paciente que el “buen” psicoterapeuta debe saber como acompañarlo, estar disponible con tacto y eficacia, sin entrometerse, no es fácil… el encuentro entre terapeuta y paciente-cliente es la base de la relación terapéutica.

Mantenerse en contacto con el otro sin perder el contacto con uno mismo es uno de los puntos de anclaje del psicoterapéuta, pero a este nivel no es posible llegar sin la práctica y el autoconocimiento personal.

La actitud se puede “educar”, la técnica “aprender”, pero solo la experiencia es la que viabiliza la fusión de las otras dos y bien utilizada, posee múltiples y variados recursos.

Las técnicas son peligrosas cuando pueden convertirse en trucos. El psicoterapéuta es su mejor técnica. Su experiencia, el conocimiento de sus acciones y sentimientos, son el más valioso instrumento terapéutico.

Conciencia Interior. La actitud del psicoterapéuta

Cuando leo sobre la actitud del psicoterapéuta me remite continuamente a lo leído sobre budismo, Zen, actitud meditativa, introspeccióon selectiva, mindfulness, atención plena, atención consciente…

La práctica de la meditación, el cultivo de la parte espiritual, despierta la confianza que el hombre tiene en si mismo al sentirse “enraizado”. Aparece una autoconciencia de Si-mismo, que es mucho más que el Yo.

La conciencia de un estado de Ser, nos dota de unas capacidades especiales, tanto activas como pasivas. Permite al hombre vivir experiencias que trascienden aquellas que puedan darse a partir de los cinco sentidos, la intuición o los instintos. Es algo más profundo y completo. No esta segmentado.

Creo que para cultivar una actitud adecuada ante la vida has de pasar por un lento y nutritivo desarrollo espiritual. El despertar al autentica esencia del ser no es posible hasta que no desaparece de nosotros el ego, con sus puntos de fijación, que acapara y objetiviza prácticamente todo.

Montse Fernández
Psicoterapéuta. Psicóloga Sanitaria Col. 19068

 

 

 

Bibliografía:
RAMS, ALBERT: Metáforas de Viaje, La Llave, Vitoria. Gasteiz, 2001
PEÑARRUBIA, F: Terapia gestalt. La via del vacio fértil, Alianza, Madrid, 1998
BAUMGARDNER P.: Terapia Gestalt, Ed. Árbol, México, 1994
DÜRCKHEIM, K.: Hara, Centro vital del hombre, Ed.Mensajero, Bilbao

Primera sesión gratuita. Consulta en El Prat de LLobregat

No siempre se conoce qué hace un psicólogo, cuales son sus funciones y donde sí y donde no pueden ayudarnos.

 Además, por otro lado, no siempre sabemos exactamente que nos ocurre y si eso que nos está pasando es para ir al psicólogo, para llamar a tu mejor amigo, para salir de copas y olvidarlo o para esperar a ver “si el tiempo lo cura”.

 A veces, hay quien sabe enseguida cuando es el momento de ir a un psicólogo, es decir, conoce que temas tratan los psicólogos, identifica sin dificultad que aspectos de su vida emocional y relacional no van bien y busca un psicólogo.

No todos los psicólogos son iguales, tenemos diferentes estilos y además la mayoría de nosotros diferentes especialidades y herramientas. Entonces, pueden volver a aparecer dudas: ¿cuál es el psicólogo más adecuado? O ¿qué técnicas tienen mejor resultado para trabajar su desajuste emocional, conductual, de pareja, su crisis vital? Este es otro tema que se merece un nuevo post, ¿Qué psicólogo elijo?

 Con esta larga introducción vengo a justificar la necesidad de la primera sesion gratuita o entrevista entre psicólogo y cliente para conocerse y poner en común aspectos de la relación terapéutica y de la terapia.

 La primera sesión gratiuta es muy útil y necesaria. La persona que llega por primera vez a la consulta viene con algo que quiere saber qué hacer con eso, quiere respuestas, objetivos, esperanzas, herramientas, conocimientos, confianza, un poco de paz… cada uno viene con lo suyo y antes de comprometerse personal y económicamente con un psicólogo es justo que conozca en qué y quién va a invertir su tiempo y dinero.

El psicólogo por su parte, enumera aspectos básico del la terapia: honorarios, frecuencia, técnicas, compromisos…

Yo siempre realizo una primera visita gratuitamente donde intercambiar información y establecer objetivos. Son entrevistas de unos 20/40 minutos donde se realizar un encuadre de necesidades, compromisos y pautas e iniciar el camino con la máxima claridad posible tanto para el cliente, como para mí.

Montse Fernández

Psicóloga Sanitaria en El Prat de LLobregat
Terapeuta Gestalt  col.19069

Garantia de Experiencia y Profesionalidad

Somos psicólogas Sanitarias Colegiadas con 14 años de experiencia en el area de la salud psicológica

Apoyo y Confiencialidad

Entorno de confianza donde construir una relación terapéutica basada en el apoyo y el analis personal

Apoyo y Confiencialidad

Entorno de confianza donde construir una relación terapéutica basada en el apoyo y el analis personal

w

Primera Entrevista Gratuita

En la terapia psicológica con Adultos, programamos una entrevista personal gratuita donde poder elaborar preguntas y dudas sobre la terapia

Preguntas Frecuentes

La psicoterapia es para personas que tienen enfermedades mentales

Todos nos encontramos en algún momento a lo largo de  nuestra vida que sentimos que algo no va bien y que hay aspectos de nuestro carácter que estan provocando malestar en nosotros en las personas de nuestro entorno. Se trata de observar cómo somos y ver que aspectos de nuestra vida son mejorables.

No debo contar mis asuntos personales a nadie

El psicólogo es un profesinal, una persona que trata de acompañar al otro a encontrar una salida a su dificultad. lo que ocurre en las sesione es absolutamente confidencial y tenemos un código deontológico especifico del COPC.

¿Cómo sé que un psicólogo determinado me podrá ayudar? ¿qué garantías tengo si no le conozco?»

Es conveniente, antes de comenzar una terapia, reunir una información mínima sobre el terapeuta en cuanto a su experiencia profesional, formación, etc. y, a ser posible, tener una entrevista previa para conocerle y resolver dudas, etc. Aparte de eso, la mejor garantía es ir valorando sobre la marcha el progreso personal en la terapia, ver si realmente nos parece que vamos en camino de resolver nuestros conflictos o no.

En caso de dudas es importante hablar claramente con el terapeuta. De no ser así, y sobre todo una vez empezada la terapia, la relación puede deteriorarse, y lo más importante, el proceso puede estancarse, empobrecerse.

La psicoterapia es cara y larga

El tiempo de tratamiento irá en función de diferentes factores como la urgencia en tratar el tema, la disponibilidad, la influencia que ejerce el dia a dia de la persona que consulta, no hay un estandar. Se trata entre teraputa y paciente según el caso.

La terapia psicologica es una inversión en salud emocional. Se trata de un abordaje honesto contigo mismo donde se va poniendo orden a todo aquello que  habíamos descuidado o menospreciado. LLega un momento que se aclaran las dudas y los asuntos se ponen en un lugar más manejable.

Hay gente que no cambia nunca

Es verdad que hay personas con más resistencias que otras a recibir feedbacks de los psicólogos. La psicoterapia por sí sola no logra cambios.

La compresión de uno mismo es la llave que abre a encontrarnos con una imagen real de quienes somos y qué queromos hacer con eso, a veces, llegar a esa comprensión que puede conducir al cambio, es un camino no fácil.

Los fámacos son una solución a sentirse mejor

La medicacion para la depresión o la ansiedad son con frecuencia un estabilizador que mejora el estado de ánimo durante un tiempo. Los fármacos no cambian la situación o situaciones que condujeron al sentirte inestable emocionalmente.

Tomar contacto con uno mismo y ver a través de observar

Tomar contacto con uno mismo y ver a través de observar

Vamos disparados de un lado a otro, guiados por una cabeza tramposa que nos administra la agenda. También jugamos roles, recordamos heridas y goces, previniendo peligros, organizando, preparando, calculando… Esforzándonos en infinitas verborreas sobre lo que fue,  lo que pudo ser y lo que será.

Creamos incansablemente escenarios mentales donde nuestros miedos y expectativas pueden desfilar a sus anchas con ese repetitivo argumento que  tenemos sobre nosotros mismos que autoconfirma nuestro autoconcepto y nos mantiene protegidos. Mientras, el poder del instante y de la novedad pasa por delante de nosotros sin darnos cuenta.

En nuestra torpeza sensorial, perdemos el contacto con la principal y primera fuente de conocimiento: el darnos cuenta de lo obvio, de lo que tenemos ahí delante de nosotros.

Por ejemplo, en una conversación, analizamos sus significados, si nos conviene o no, si  nos hiere o no, pero no vemos los gestos, las modulaciones del cuerpo, la musicalidad y el tono de la voz, la forma en que se dan los sonidos y silencios, los ritmos… es más no vemos al otro, sólo oímos las palabras que dice.

Tratamos de explicarlo todo sin más punto de vista que el nuestro, sin más autoridad que la nuestra y nos seguimos quedando tan anchos, adorando nuestras propias palabras y egos.

No nos damos cuenta de lo que llevamos por dentro: rabia, tristeza, cansancio, asco, apatía, decepción, entre otras.

Y así, vamos pasando, escogiendo sofisticados eufemismos e inventando excusas.

Nuestro cuerpo habla, como lo hace nuestra alma, pero nos anestesiamos con nuestro pensamiento compulsivo y así van pasando los días, sobrevalorando nuestro razonamiento que explica quienes creemos que somos o quienes nos gustaría ser.

Si dejáramos hablar y pensar y sólo observáramos, ¿qué pasaría? Se trata de observar las situaciones cotidianas sin tener que hacer otra cosa, sin disparar la cabeza… tal vez nos asombraríamos de cuanta información somos capaces de captar dentro y fuera de nosotros.

Montse Fernández

Psicóloga col. 19068 El Prat de Llobregat

El amor maduro

El amor maduro

Entrevista a Claudio Naranjo de lo que él considera qué es el amor maduro y cómo con tanta frecuencia caemos en lo contrario, en amores infantiles.

–         CN: El amor maduro, es el amor en una persona madura, y una persona madura es una persona que ha superado su neurosis, las perturbaciones emocionales que casi todo el mundo tiene. Uno crece con un trauma amoroso. En la adolescencia, cuando aparece la época genital, se busca recuperar la madre. Mientras la persona tiene un sueño de amor, de que el otro es la persona que va a llenarlo, está pidiendo, tal vez, peras al olmo. Si uno tiene un deseo muy grande de amor y se casa, creyendo que se casa por amor, pero en realidad se casa para recibir un amor que no ha tenido. Lo normal es que el amor entusiasta, tipo adolescente, dura a lo más siete años; porque simplemente la gente va descubriendo la verdad del otro. Y la verdad es que el otro tiene defectos, y no corresponde a ese sueño de la perfección de que el otro es exactamente lo que uno había imaginado.

 Maestro, y con tanta novela, tanta cenicienta en los cuentos de hadas que uno lee cuando tiene cinco años, ¿usted cree que es posible llegar al amor maduro, con tanta información que tiene en la cabeza y alrededor? ¿usted cree?

–         CN: Yo creo que la información no ayuda, pero tampoco debe ser un impedimento. Uno para aprender a amar tendría que tener un elemento de autoconocimiento, sobre examinar como ha sido la vida de las propias relaciones, entender el falso amor, entender lo que uno llama amor, pero que es más bien deseo de amor, que uno le pasa como que pasa gato por liebre. Las novelas tienen muchos amores ficticios, amores de tango, amores de bolero. Dos personas en paz se pueden amar muy serenamente, y muy profundamente, muy satisfactoriamente, pero sin tanta ansiedad.

–         CN: Yo creo que hay una sobrevaloración de la sexualidad y del amor romántico, también. En una convivencia también puede que no sea lo más importante, puede que, son muchos factores de la vida que hacen que la vida sea feliz. El que la gente se entienda unos con otros, el tener una vida productiva, y sobre todo el sentirse que uno crece junto al otro. La vida es un proceso de evolución, entonces las compañías que uno se busca tienen que ser buenas para eso.

¿Qué significa ser psicoterapéuta?

Autoestima y Gestalt

Vivir el presente es concepto de la  terapia gestalt.

Vivir, el concepto, el uso, no es siempre igual para todos. En el cuerno de África, en este momento, el vivir se concentraría en la tarea alimentarse para sobrevivir. Para otros, vivir, lo relacionan con tener algo que les haga «feliz» una pareja, un viaje, dinero, una casa, un amante, un carnet de algún reconocido equipo de fútbol, etc.  No critico todas estas iniciativas motivadoras ya que en sí mueven a la persona hacia un objetivo siempre y cuando los medios para obtenerlos sean respetuoso con los demás  y el entorno.

La propuesta, no es sólo vivir en el presente de la gestalt, sino SER en el presente. Se trata de ir un paso más allá. Ser en el presente es un acto muy intimo y valiente.

Para empezar esta relación con uno mismo, la autoestima juega un importantísimo papel. Tratar de aprender de las dificultades es estar en el aquí y ahora como anuncia la gestalt, es una paciente tarea que se ha de trabajar día a día, minuto a minuto. Una adecuada autoestima facilita atravesar los problemas. La orientación de un psicólogo gestalt facilita la comprensión de uno mismo y mejora la autoestima.