La comunicación es un vehículo que nos diferencia y nos une. Nos comunicamos con un estilo directamente relacionado a nuestra manera de ser, de relacionarnos, de pensar, de reaccionar, de sentir.

 personalidades-dificilesLa comunicación es imprescindible para relacionarnos, para establecer vínculos personales, sociales, laborales, íntimos…  La forma de comunicarnos varia según el estilo de la persona: confusa, superficial, insuficiente, excesiva en detalles, redundante, aburrida, delirante… y en algunos casos particularmente desagradable. Hay personas que se comunican ofensivamente: insultos, sarcasmos, desvaloración… son personas conflictivas.

 Lidiar a diario con una persona conflictiva con un estilo de comunicación incisivo puede acabar fácilmente con llevarnos a sentirnos menospreciados, heridos y decepcionados. Puede llevarnos a un estado de decaimiento en algunos casos y miedo a encontrarnos con esa persona que puede acabar en una depresión si no somos capaces de gestionarlo correctamente y a tiempo.

 La cosa se complica cuando tratamos de transformar a las personas de difícil trato en personas agradables, receptivas y empáticas.  El cambio sólo es posible cuando se asume la dificultad y se siente la necesidad de hacer algo activamente para transformar la actitud y el modo de comunicarse.

Mientras no llega el momento de que el otro se de cuenta de su dificultad y de cómo eso afecta a su entorno, lo mejor es observar y conocerse en esas situaciones.

 En primer lugar se trata de no recibir el insulto, o mal trato cómo algo personal, un ataque, una agresión. Se trata de resolverlo íntimamente si es necesario, con una estrategia.  Es decir, la preparación tiene dos líneas de trabajo.

La primera está relacionada con una firme imagen de ti, creada y diseñada por ti. Se trata de conocerse y valorarse. Una lista de nuestras capacidades personales y profesionales puede parecer simplista pero es eficaz. No se trata de engordar el ego, ni siquiera abusar del positivismo, es un acto de amoroso respeto y permisividad con nosotros mismos. Debes conocerme mejor que nadie, y reafirmarte como nadie, tu autoestima es un valor imprescindible para hacer frente a cualquier situación susceptible a dejarse caer.

No es posibles sentirse atacado por una crítica o reacción del otro de la que no estamos de acuerdo. Las batallas dialécticas no conducen resolver la dificultad.

 Una vez controlado el Ego, el siguiente paso es tratar de abrir una línea de comunicación con esa persona diferente a la que está acostumbrada. Una manera  interesante de reacción es hacer algo que nuestro interlocutor no espera que suceda cómo por ejemplo, decirle algo así cómo qué puedes hacer tu para que mejorar la situación.. aderezado con una buena ración de tolerancia y comprensión. No se trata de ser su amigo, sino de analizar que hay bajo su exigencia y mal humor utilizando una vía diferente a la habitual. Es imprescindible ser asertivo, siempre, esos si, sin perder la integridad, valor imprescindible dada la capacidad arrolladora de este tipo de personas.

Por otro lado, no se trata de transformarse en otro cuando estás frente a estas personas, se trata de sacar a escena ese parte de nosotros. No por eso vamos a ser de repente amigos de todo el mundo, hasta de la gente que nos cae mal. Se trata de entrenarnos para resolver estas situaciones donde se dan muchas variables para ser una mala experiencia.

Montse Fernández. Psicóloga Col. 19068