El romanticismo en la pareja ¿Quién es más romántico?

El romanticismo en la pareja ¿Quién es más romántico?

 

Quién es más romántico, él o ella?

El hombre puede ser más reservado en exteriorizar sus sentimientos, pero cada vez se van dando permiso para manifestar su sensibilidad. Últimamente a eso se le llama “la parte femenina del hombre” y está relacionado con la expresión de su dulzura. El arquetipo de hombre está cambiando, ahora en el cine ya pueden llorar.

Los hombres comienzan a mostrar sus emociones 

Yo no creo que el hombre sea más sensible ahora que hace 50 años, en mi opinión es la sociedad actual esta cambiado y ahora no ve negativo que un hombre manifieste ternura, es más, a muchas mujeres les gusta que los hombres se sientan libres para manifestar sus sentimientos porque sin lugar a dudas, igual que nosotras, los hombres tienen sentimientos aunque algunos no los muestren o bien, no se den cuenta de ellos.

El romanticismo ha hecho mucho daño. Cuando lo que se pide, imagina, y exige de la pareja se sitúa en un plano inalcanzable eso tensiona la relación ya que no tiene nada que ver con un amor posible y real donde se encuentras dos personas imperfectas, donde nos encontramos todos.

Redefinir el romanticismo

Además están los celos, se dice que para querer a alguien has de sufrir de amor y has de tener celos y eso no es verdad. Los celos son inseguridades, sentido de posesividad y es ahí donde el amor romántico hace daño.

Se trata de redefinir el romanticismo, descargarlo de obligaciones e ideales novelísticos y cambiarlo por una sana tolerancia con la idea clara de que el amor ideal no existe, ni la persona 100% perfecta que te leerá el pensamiento y hará aquello que desees cuando a ti te apetezca. Así que reformula tu ideal de amor romántico y sé realista. El romanticismo a de ser algo fluido, natural, si presiones, debe aparecer como flor en primavera, suave y fresco.

Montse Fernández

Psicóloga. Terapeuta Gestalt

¿Qué mantiene a la pareja unida?

¿Qué mantiene a la pareja unida?

5 Claves para mantener la pareja unida

 

El amor es el vehículo que une a la pareja pero ¿cómo se crea y mantiene el amor? Según lo expertos (en investigar, no en el amor): con la unión, la equidad y el perdón.

 El rencor es uno de los grandes enemigos de la pareja.

La sexualidad, al contrario de lo que muchas personas creen, no es un elemento trascendental que une a la pareja irremediablemente. Está comprobado que la pasión sexual decae después de las primeras semanas, si se compara al cabo del año y medio de iniciarse la relación, la frecuencia de las relaciones sexuales disminuye en aproximadamente el 50%.

La relación de pareja es un proyecto común que empieza por ser un proyecto propio. Para casi todo el mundo, vivir en pareja es la meta de su existencia, es incluso más importante que lograr reconocimiento profesional o fundar una familia.

Son sólo cinco pautas, consejos, observaciones, algunas con bastante sentido común, otras con mucha dosis de respeto y todas, en general, difíciles de mantener a lo largo del tiempo sin haber aprendido a trascender las dificultades junto a la otra persona.

Apostar por una relación es no perder nunca de vista que: el trabajo es mutuo, que el otro puede equivocarse, que nosotros no somos perfectos y que la relación es muy importante ya que mucha de la felicidad que te ofrece la vida nace de esa unión.

Montse Fernández. col.19068
Psicóloga en el Prat de Llobregat

Ha contiuación los cinco aspectos más importantes a cuidar si queremos tener una relación duradera:

 

1) LA RESILIENCIA, es decir la capacidad de sobreponerse a los contratiempos del día a día juntos. Si la relación se mantiene en el punto adecuado, la ayuda mutua y la comprensión será el campo labrado donde plantar las nuevas semillas y recolectar los proyectos comunes.

2) CARÁCTER PARECIDO, según algunos estudios, concretamente el Pairfam, cuantas más analogías de carácter entre los miembros de una pareja, más satisfactoria será la relación.

3) DISTRIBUCIÓN EQUITATIVA DE LAS TAREAS domésticas. Parece ser que cuando el hombre limpia y cocina a menudo, la garantía de éxito es mayor.

 

4) COMPARTIR EL TIEMPO DE OCIO. Otro factor que une a las parejas y si es con lo hijos, más. Mantenerse unidos equivale a hacer algo juntos que nos una, que cree el vínculo, por lo tanto el amor es una actividad.

5) EL PERDÓN. Ser capaz de perdonar al que te ha ofendido, pero ser capaz de perdonar desde el corazón, no desde la frivolidad o la indiferencia.

Salir del armario. Adolescentes

Salir del armario. Adolescentes

Miedo a contarlo en casa

 

Seis de cada 10 jóvenes seria muy o bastante difícil contarles a su padre que les gusta alguien del mismo sexo. Y la mitad de los jóvenes entre 15 y 29 años les pasaría también con las madres.

Según un estudio de Injuve. El 9% de los jóvenes cree que su padre rompería la relación con él si pensara que es homosexual, bisexual o transexual.

En relación a como ven los jóvenes heterosexuales a los que no los son, se detecta según el estudio, una “cierta mejoría” que se relaciona con los “avances legales” del anterior gobierno que han facilitado la visibilización de la diversidad sexual.

Sin embargo aún un 20% de los heterosexuales muestran rechazo hacia las personas que no son como ellos y que muestren públicamente sus afectos entre personas del mismo sexo.

Educación sexual

Este estudio nos revela que cada vez estamos más cerca de la aceptación pero aún queda mucho camino, aún estamos lejos de tener una educación sexual respetable para todos.

Una de las dificultades que ocurren ante el trabajo de aceptar a un hijo homosexual, es lo lento y silencioso que es. Una vez conocida la noticia y del primer brote de rechazo suele llegar un silencio incómodo. El chico o la chica homosexual pasa de “la valentía” que dirigió la acción de contarle a los padres que es gay a la tristeza y frustración de la no aceptación.

Son dos importantes acontecimiento en la vida del chico o chica de ese momento.

Primero, ver, notar, sentir, pensar que su condición sexual no es como la de la mayoría y que en la mayoría de casos se asocia a problemas en la escuela, insultos, confusión, apatía, autodestrucción etc.. y por otro lado darse la situación que en casa no han aceptado sus revelación de ser un joven gay.

El proceso de aceptación, en ocasiones, es lento porque muchos padres esperan que su hijo se haya equivocado con la excusa de que la adolescencia y sus consecuencias hayan confundido al joven.

También es lento silencioso porque como en muchos otros temas delicados de relaciones, necesidades y deseos, nos parece que si no se habla de eso se olvida, pero es muy difícil dejar de pensar en un asunto que vive con el hijo las 24h. del día.

Hay padres que buscan ayuda de un psicólogo tratando de ayudar a resolver la desorientación del hijo pero no deja de ser una estrategia más para pasar en manos de un profesional psicólogo para que les ayude a resolver algo que han de hacer ellos mismos cómo aceptar que tienen un hijo que no está enfermo sino que no es cómo ellos esperaban.

No hemos de olvidar la carga social que tiene tener un hijo gay especialmente para los hombres, en un país donde se contempla la homosexualidad desde la distancia, unos con curiosidad inhibida y otros con agresión desinhibida y pocos desde la naturalidad de la diversidad.

El centro de Psicología

Montse Fernández.

Psicóloga en el Prat de LLobregat

Emociones que curan

Emociones que curan

Emociones que curan

 

Deepak Chopra fue uno de los primeros médicos que investigó en la capacidad del ser humano en curarse cualquier enfermedad y en generar emociones que curan.

Actualmente, son muchos los médicos que abren el debate sobre la incidencia en las actitudes y las emociones en el proceso de curación de las enfermedades desde la más leves a las más conocidas y temidas. Emociones que curan.

Las emociones como parte del proceso de “la curacion”

 

Bruce Lipton, en su libro “La biología de las creencias” habla de la reeducación de las creencias y percepciones limitadoras que condicionan nuestra manera de pensar, sentir, y vivir. Contra LV:  http://www.lavanguardia.com/lacontra/20110909/54213913374/lo-que-pensamos-varia-nuestra-biologia.html

Por lo que veo, en lo que sí que coinciden muchos profesionales que se dedican a la salud, es que una disposición positiva mejora los índices de superviviencia de las personas que están en tratamiento.

Ante una misma lesión, el resultado clínico en mucho mejor en una persona optimista que además, confía en el tratamiento, que un paciente con actitudes negativas y desconfiadas hacia el tratamiento  y el personal sanitario.

Distrés

Por otro lado, es importante no dejarse paralizar por el miedo que puede aparecer después de la información de un diagnostico indeseado, porque ahí se puede activar un mecanismo llamado distrés (respuesta insana al estrés) que provoca que el organismo tenga reacciones soltando al torrente sanguíneo una series de sustancia que a la larga, puede provocar toxemia química promoviendo la acidez sanguínea, depresión, apatía… El medio ácido es donde más probabilidades hay que se desarrollen cédulas cancerígenas.

La interacción de las emociones, acciones, actitudes, con el sistema nervioso, endocrino e inmunológico van a ser claves tanto para el desarrollo de la enfermedad como en procesos curativos.

Dice Luis Aliga, fundador de la clínica del dolor del Hospital de Sant Pau, que la predisposición es fundamental ante situaciones de dolor. Explica que los que tinen menos recursos emocionales para encontrar fuentes de satisfacción, son más sensibles al dolor.

En resumen, las emociones y la actitud pueden ser un herramienta muy valiosa a la hora de contrarrestar un mal diagnóstico y abrirse entonces a vivirse de una manera sana, positiva y esperanzadora, pero desafortunadamente, no siempre se da. Seguro que conocemos a alguien, o bien, nos han contado algún caso que no ha sido así, que el cambio hacia la confianza y la vida saludable no les ha salvado la vida.

De todas formas, concluyo que las enfermedades son una oportunidad para pisar el freno en mucho de los casos, respirar y mirar hacia dentro sin olvidarse de lo que hay fuera, de quién y qué nos acompaña en ese momento y abrazarlo con sensatez, y porque no, con esperanza.

Montse Fernández

Psicóloga col.19068 y terapeuta Gestalt

La Fidelidad en al Pareja

La Fidelidad en al Pareja

 Hay maneras y maneras de tratar la fidelidad/infidelidad, una de ellas es como lo hace Walter Riso, autor de entre otros: “Manual para no morir de amor: Diez principios de supervivencia afectiva” 2011, Ed.Planeta

 Comparto la opinión de Riso de que la fidelidad en la relación de pareja no es exclusivamente al cuerpo, es a los pactos que tengas con tu pareja.

 Las relaciones en la pareja es una de las causas más habituales de consulta. Crisis, dudas, tediosidad, infidelidad, separaciones, maltratos…

La falta de fidelidad o la preocupación por pensamientos de infidelidad a la pareja son temas que desajustan el vínculo: la relación. Además, la fantasía y deseo por otra persona, es una señal que nos indica que algo no va bien y es el momento de revisar y tratar de reajustar, si se da la oportunidad, los asuntos que han provocado el desajuste.

Si aparece el deseo físico, sexual, de relación etc, hacia otra persona que no es tu pareja puede ser por diferentes motivos. Uno de ellos es cuando la relación ha llegado a un lugar donde para despresionar la tensión que ésta ejerce miramos hacia otro lado donde lo nuevos estímulos dan un poco de calor y confort a la situación en casa.

Entendamos “tensión” cómo: aburrimiento, enfado, venganza, apatía sexual dentro de la pareja, desconexión con uno mismo o con el otro, necesidad de vivir algo estimulante, etc..

La pareja es un equipo. Son dos que se complementan y avanzan juntos con proyectos comunes que pueden ir desde el planteamiento de un viaje hasta el compromiso de crear una familia. El poner en marcha algo junto a alguien que amas debería ser garantía de unión y si en algún momento desaparece la ilusión o la ilusión se pone fuera, seguramente eso querrá decir que a llegado el momento de sentarse a hablar.

Montse Fernández. Psicóloga en el Prat col. nº 19068.

Terapeuta Gestalt

Síndrome del Salvador

Síndrome del Salvador

 LA PAREJA SALVADORA

Hay relaciones que uno de los miembros necesitan rescatar continuamente  de todas las dificultades que pueda tener su pareja procurándole así el bienestar deseado para esta última. Cuando salvar nuestro compañero se convierte en una necesidad para nuestra autoestima, la relación se vuelve tóxica, en un síndrome llamado por la psicología el síndrome del salvador

Ayudar a los demás está bien visto. En principio, es bastante difícil malinterpretar cuando tu pareja se dedica a facilitarte la vida haciendo por ti tareas que a resultan tediosas, te crean dificultad o incomodidad. Este tipos de relación fortalece el vínculo, pero con el tiempo se convierte en desequilibrado, tenso y poco responsable por ambas partes.

p

Perfil del Salvador

El salvador:  suele ser el bonachón, bonachona que busca siempre el mismo perfil de pareja necesitadora a la que salvar y conducir “por el buen camino”

. No atienden a sus propias carencias, les cuesta pedir ayuda, de entregan con grandes muestras de generosidad, compasión y nobleza. su único objetivo es sentirse indispensables para su persona amada. Detrás de estas conductas altruistas podemos encontrar: falta de identidad y  una gran necesidad de ser necesitado. 

El problema aparece cuando el la respuesta de los esfuerzos ejecutados por el salvador/a no son como se espera. Se puede dar que la persona amada resulte inaccesible, no se deja controlar, no agradezca la ayuda del otro, entonces aparece la soledad del héroe ya que no es necesario para su pareja.

¿Piensas que debes rescatar a tu pareja de “malos hábitos”? ¿Le aconsejas que vaya a especialistas, médicos, psicólogos para que le ayuden? ¿Organizas su agenda, compras, etc? ¿ Te satisface pensar que tu pareja te necesita? ¿Tratas de conseguirle trabajo? ¿Buscas excusas para justificarle?

Las relaciones de parejas han de tener la tensión justa, la distancia justa. Facilitar la vida al otro para tu sentirme mejor no ayuda porque nadie está siendo responsable de sus necesidades. El mutuo apoyo, los proyectos conjuntos son imprescindibles para mantener la pareja unida, equilibrada y sana. Cuando uno de los dos protagoniza un papel que  no le toca es una señal de que hay algo que revisar.

Montse Fernández.

Psicóloga, Terapeuta Gestalt

  ◈ Adicciones, depresión, soledad, agresividad, rechazo, entre otros, pueden ser  problemas que el que necesita ser salvado no puede resover por si sólo, que ademas se retroalimenta.

Generan problemas constantemente, por eso, el “salvador” termina siendo un punto de anclaje para ellos; es el bastón que les ayuda a avanzar y tener seguridad en la vida.